your ads here

advertisement

Inicio » Blog » DE GLAZEN TOREN – LA TORRE DE CRISTAL

DE GLAZEN TOREN – LA TORRE DE CRISTAL

Tres hombres. Tres barbas. No son los ZZ Top. Tampoco son unos fuera de la ley pero, podrían perfectamente encarnar a los protagonistas de Down by Law. En realidad sólo son los extraños habitantes de la Torre de Cristal.


Tres nombres. Jef, Dirk y Marck. Tres hermanos Dalton cabalgando bajo las nubes y la lluvia del Flandes Oriental buscando la fórmula perfecta para un sol de espuma y burbujas.
Jef van Den Steen es el alquimista veterano, experimentado y sabio, como atestigua su largo currículum como autor de libros y artículos sobre el pan líquido belga. Exprofessor de matemáticas, no abandona ni la bata ni los apuntes escritos a mano en una hoja de libreta de espiral.

Dirk de Pauw es su compañero de aventuras más fiel. Hombre de porte serio se gana el pan presente ejerciendo de abogado pero, todo hace pensar que pronto se lo ganará dirigiendo los mandos de la Torre.
Los dos comparten horas y experimentos durante 10 años como homebrewers y durante 3 años asisten juntos a la Universidad de Ghent para convertirse en maestros cerveseros.
El 2002 empiezan a construir la Torre en un aparcamiento ubicado en la calle De Renvalsen Toren en la pequeña población de Mere, de dónde son originarios, uno de los 8 pueblecitos que constituyen el municipio de Erpe.

El 2004 la Torre de Cristal es una realidad y hace acto de presencia el tercer tripulante, en Mark De Neef, bibliotecario.
Con un equipo de elaboración con una capacidad de 27 hl, elaboran cerveza todos los sábados y excepcionalmente algún día más entre semana.
Los mueve su pasión para reinterpretar algunos de los grandes estilos clásicos de Bélgica, respetando dos de sus reglas más sagradas, sobre todo cuando hablamos de cervezas de calidad: no filtrar y no pasteurizar sus criaturas.
Les preocupa el contenido pero también el continente y por eso refugian sus creaciones en botellas de color marrón de 75 cl envueltas con papel blanco estampado.

De De Glazen Toren surgen tres elixires.
Jan de Lichte que no tiene bastante al ser blanca, turbia y pálida y exhibe con cierto desplante 7 grados y que ebria con sus efluvios de cilantro y de piel de naranja.
La Saison de Erpe-Mere que no se conforma al presentarse en público vestida de amarillo pálido, turbia y con un sombrero bien blanco de espuma, sino que se deja estimar por su perfume floral y cítrico, a pesar de ser amarga y muy seca.
Y la tercera en concordia, la Ondineke, de color miel que te seduce por su caramelitzado ligero y su cremosidad.

Artículo escrito por Albert Martínez de Lambicus